Expertos en
irritaciones de la piel
las rojeces en pieles sensibles

El color rojo, signo de alarma también en nuestra piel

14/05/2018

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y no sólo eso, sino que además es el que hace de barrera protectora entre el exterior y nuestros órganos vitales. Por tanto, muchos aspectos importantísimos de nuestra salud dependen de su correcto cuidado.

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano

Las pieles sensibles se caracterizan por responder de forma exagerada a las agresiones internas o externas, y esta es una reacción visible que nos puede avisar de que algo no funciona correctamente y podremos así solucionarlo.

Tener la piel enrojecida no es algo excepcional pero no debería ser normal. Si los capilares de nuestra piel (las pequeñas venitas de la capa más superficial de la misma) se dilatan, es cuando la piel adquiere ese color rojo formado por pequeños puntitos. Este aspecto puede ser temporal, como el rubor, o algo más permanente, que debe ser tratado con productos dermatológicos y otras recomendaciones que detallaremos a continuación.

Tipos de rojeces:

Temporal: un rubor que puede ser provocado por agentes internos, comida picante por ejemplo o externos como un cambio brusco de temperatura.

Difusa pero permanente: denominada “eritrosis” normalmente está localizada en la zona de las mejillas y nariz.

Permanente y marcada: cuando los vasos sanguíneos se han dilatado de forma permanente e incluso se pueden inflamar o infectar (Rosacea)

¿Qué puede producir el enrojecimiento de la piel?

Muchos factores nos pueden jugar en contra y aunque hay cierta predisposición genética (las pieles claras, por ejemplo, suelen ser más sensibles y lógicamente las alteraciones de color son más visibles) existen muchas otras causas que podemos evitar si tenemos la piel sensible o con tendencia a rojeces. La ingesta de alcohol, alimentos picantes, comidas o bebidas demasiado calientes, cambios bruscos de temperatura o el estrés y los cambios hormonales son algunas de las causas que pueden provocar el enrojecimiento de la piel.

Halibut pomada regeneradora

 Si las rojeces están alterando el aspecto de nuestra piel y nos provocan sequedad, tirantez y picores lo podemos tratar con Halibut Pomada Regeneradora.

Específicamente diseñada para restaurar la barrera cutánea de las pieles frágiles y sensibles, está formulada con ingredientes que reducen y controlan los picores, calmando la piel y disminuyendo las rojeces. Aplícala 2 ó 3 veces al día sobre la zona limpia y seca y procura evitar el uso de jabones, cremas con perfume y otros agentes irritantes.

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies ACEPTAR
Aviso de cookies